ATENAS

Las 10 cosas que hacer en tu viaje a Atenas

Atenas es la capital de Grecia y la cuna de civilización occidental y de la democracia. También es una ciudad de contrastes, espontánea y caótica. El tránsito infernal de sus calles choca con el espectacular estilo de vida de sus habitantes. Uno de los lugares más hermosos en el mundo y en que más se puede sentir la historia de Grecia, es la Acrópolis que está en Atenas. En su tiempo fue la ciudad más avanzada de la civilización.

En la actualidad es el centro de la economía, política y cultura de Grecia. En Atenas predominan los lugares de interés arqueológico y arquitectónico para los viajeros, pero también hay lugares para el arte, la música, el teatro, la naturaleza y la gastronomía. Durante el verano, Atenas está llena de turistas, por lo que si viajas en otoño o primavera la experiencia será diferente y más auténtica.


Estas son las 10 cosas que no puedes perderte de esta ciudad



Visitar el Acrópolis

La Acrópolis de Atenas es el conjunto arquitectónico y artístico más célebre de la Grecia Clásica y Moderna. Construida en el siglo V a.C. durante la época de Pericles, domina la ciudad. Es el símbolo de Atenas y de toda Grecia. El Partenón, el Antiguo Templo de Atenea, el Erecteión, la Estatua de Atenea Promacos, los Propileos, el Templo de Atenea Niké, el Eleusión, El arreforión, el Teatro de Dionisio Eléuteros y el Odeón de Herodes Ático, son algunos de los lugares más especiales para todos los visitantes de Atenas.


Ver el atardecer desde Monte Lycabettus

Desde el Monte Lycabettus se ofrece una vista panorámica de 360 grados de la ciudad de Atenas y una vista privilegiada hacia Acrópolis. Para subir y contemplar estas vistas, puedes hacerlo a través de un funicular o andando. Utilizar las escaleras significará un gran esfuerzo, pero merecerá la pena. Las vistas que se disfrutan desde este punto son únicas y te harán sentir como un pájaro volando por la ciudad. Lo más recomendable es ir durante el atardecer o la noche, para ver todas las luces y sombras.




Comer un gyros y tomar una cerveza

Si visitas Atenas, tienes que parar en uno de los muchos restaurantes pequeños que hay por la ciudad y comerte un gyros acompañándolo de una cerveza. Esta comida no te costará más de 5€ y el recuerdo te quedará para el resto de la vida. Un gyros no es el típico kebab que puedas encontrar por Europa. El gyros griego es mucho más, con su sabor único y con una salsa de yogur auténtica de la zona.


Pasear por el puerto del Pireo

En los viajes deben verse los monumentos más famosos, pero también hay que ver la ciudad como la ven los locales. En Atenas tendrás que coger el metro e irte al Puerto del Pireo. Es uno de mayores puertos del Mar Mediterráneo y uno de los diez mayores puertos de contenedores de Europa. El mar y el contraste de lo urbano con lo industrial, reflejan la espontaneidad y el caos de la ciudad.




Perderte entre las calles del barrio de Plaka

El barrio de Plaka es un oasis en el centro de esta caótica ciudad. Plaka es un entramado de calles y plazas que forman un laberinto atractivo para perderse. Este laberinto es especial, ya que, dentro se encuentra otro laberinto, llamado Anafiotika. Perderse entre sus calles y caminos de piedra, descubriendo los detalles de estas construcciones residenciales únicas, es un deber si visitas Atenas. Además, para encontrarse, no hay nada mejor que probar otra cerveza local. Este barrio está lleno de cientos de bares típicos, que están en calles con escaleras y decorados con farolillos.


Ir al mercado central de Atenas

Visitar el mercado de una ciudad refleja a la perfección el día a día de sus habitantes. Si vas el Mercado Central de Atenas podrás descubrir de un nuevo un estilo de vida atípico de un país europeo. En este mercado los vendedores están delante y no detrás de sus puestos para conversar con los compradores y tienen sus productos al aire libre, incluso puedes encontrarte con una moto o dos que circula por el mercado. Atenas tiene su personalidad y encanto y en el mercado podrás verlo, olerlo y probarlo.




Presenciar el cambio de guardia en el Parlamento

Como todos los países en el mundo, Grecia también tiene edificios y guardianes que los representan y los protegen. Uno de los edificios es el Parlamento y su cambio de guardia es algo que tienes que presenciar. El edificio junto a la Plaza Syntagma, es el lugar de la tumba del “soldado desconocido” que honra a todos los griegos que han muerto como soldados en alguna guerra por su país. La tumba se encuentra custodiada por dos soldados de élites denominados evzones y un superior militar. Cada domingo a las 11:00 se realiza el cambio de guardia de modo elegante y extenso, pero todos los días a las horas impares se realiza el mismo cambio de guardia de modo resumido.


Tomar un café griego y comer un koulouri

Algo típico de Grecia es su café, por lo que también estás comprometido a probarlo si visitas Atenas. El café griego no se filtra y el grano se suele moler muchísimo, tanto que se parece más a la harina que al café de otros países. La mezcla del agua, café y azúcar se hierve en un cazo pequeño, llamado briki, se reposa y se sirve, preparado para tomarse. Si este café lo acompañas de una pieza de koulouri, que es una rosquilla de pan con sésamo muy famoso entre los ciudadanos de Atenas, te hará sentirte como uno más en la ciudad.




Cenar en un restaurante griego con su música de ambiente

Cenar en un restaurante es algo que harías cualquier día de tu viaje, pero cenar en un restaurante con comida y música típica quizá no. Los restaurantes en los alrededores del centro suelen ser la mejor opción, porque no están abiertos para los visitantes sino para los locales. Un plato como se lo servirían a un local, con precio de local y música local. Puedes buscar opciones preguntando por la calle o sencillamente caminando hasta dar con alguno que te llame la atención. En esta cena incluye ensalada griega, tzatziki, moussaka, variedad de carnes y para finalizar un chupito de ouzo, para que sea una cena especial.


Explorar el templo de Zeus

Como último en tu viaje, visita el Templo de Zeus. Este templo fue construido entre los siglos VI y II a.C. y en su tiempo era una construcción en mármol, que constaba con 104 columnas corintias, de 15 metros de altura cada una. Actualmente, se conservan 15 columnas y la fusión de esas columnas con la Acrópolis de Atenas detrás, es una vista que tienes que fotografiar con tu mente y tu cámara.



Estos son los 10 que no puedes perderte de Atenas, ¿quieres visitarla? Contáctanos aquí o en las redes sociales y estaremos encantados de ayudarte.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, realizar analisis de las conexiones y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el analisis de sus habitos de navegacion. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuracion u obtener mas informacion Aqui.

  Acepto las cookies de este sitio.