BOLONIA

Las 10 cosas que debes hacer si visitas Bolonia

Bolonia, una ciudad que visitas para ser un local, no un turista.

Esta es una de las ciudades más singulares, hermosas y subestimadas de toda Italia. Los edificios medievales de terracota le dan además a la ciudad su apodo, La Rossa. Gracias a los metros y metros de pórticos que hay en la ciudad, declarados patrimonio de la UNESCO, pintan las calles con luces, sombras y profundas perspectivas arquitectónicas como una obra de arte en movimiento. Debajo de estas columnas se encuentran galerías ocultas y boutiques de moda, agujeros en las barras de la pared y grupos de estudiantes que comparten risas entre clases.

También es una de las ciudades más progresistas de Italia, con una sociedad profundamente liberal y políticamente nerviosa. Algo que notarás, nada más aterrizar en la ciudad.

Además, Bolonia es la capital gastronómica del país por todos los platos que ha ofrecido y ofrece al país. Por ello, aquí encontrarás todo lo que necesitas probar en tu visita a Italia. A menudo se pasa por alto este lugar a favor de los otros más famosos de Italia, pero si eres uno como nosotros, buscando la verdadera Italia, lo más natural, esta es tu ciudad.

Si entre tus planes está visitarla, aquí te dejamos una lista de los 10 lugares que no puedes perderte.

Comenzamos…



Caminar por los innumerables pórticos de la ciudad

Los pórticos de Bolonia crean unos paisajes urbanos fascinantes y no podrás evitar enamorarte de ellos. Los pórticos de Bolonia, declarados patrimonio de la humanidad por la UNESCO, se construyeron entre la próspera Edad Media de la ciudad y principios del siglo XX, cuando el crecimiento de la Universidad creó la necesidad de un espacio adicional. Hay cerca de 40 km de pórticos en toda la ciudad de Bolonia, cada uno con su propio estilo, ángulos arquitectónicos únicos, columnas, capiteles y frescos. Al simplemente pasear por los pórticos de la ciudad, parecerá que estas conociendo la ciudad y su historia, paso a paso. No olvides ver los pórticos de la Piazza Maggiore y la sede de la antigua universidad, los originales pórticos de madera de Via Marsala y los pórticos de Piazza Santo Stefano.


Observar la ciudad desde lo más alto

Las vistas desde lo alto de la torre Asinelli merecen la pena, es el punto más alto de la ciudad y ver la puesta de sol de la ciudad roja es algo que no puedes perderte en Bolonia. Sin embargo, la idea de subir 498 escalones estrechos de madera hasta la cima de una torre medieval inclinada de 97,2 m de altura parece una locura y es una locura, pero merece la pena sin duda. La torre Asinelli es una de las torres gemelas de Bolonia, también conocidas como Le Due Torri, son el símbolo de la ciudad. Construidas en el siglo XI, las prominentes familias Asinelli y Garisenda construyeron las torres como fortificaciones defensivas y símbolos de estatus. Curiosamente, no eran las únicas torres de la ciudad; cerca de las 180 torres que alguna vez salpicaron el horizonte de Bolonia, una especie de Manhattan en la Edad Media. Hasta el día de hoy, solo veinte han sobrevivido a los estragos de los incendios, las guerras y los rayos. La entrada es de 5,00€ por persona y recomendamos reservar con anticipación puesto que hay entradas limitadas por día. Ir temprano o a última hora de admisión ya que disfrutarás más la experiencia.




Come, come y come en Bolonia

Otro apodo que tiene la ciudad de Bolonia es La Grassa "la gorda" y es que todo tiene su explicación. Sencillamente, comer es una de las mejores cosas que puedes hacer en esta ciudad, y es que, en un país como Italia famoso por su cocina, Bolonia es la capital gastronómica. Cuna de la boloñesa o de la tagliatelle al ragù. Además, la región de Emilia Romagna es el hogar del glorioso Parmigiano Reggiano, parmesano, tortellini, tortelloni, mortadela, jamón de Parma, vinagre balsámico y muchas otras delicias. Y lo mejor de todo es que, probar toda esta variedad de comida increíble no es para nada caro. Para la cocina boloñesa tradicional, la calle de via della Moline ofrece una gran variedad de restaurantes tradicionales, todos con amplias terrazas perfectas para las comidas de verano. Si buscas algo un poco más inconformista, el barrio estudiantil de Bolonia cerca de Piazza Guiseppe Verdi. Y para un ambiente más de mercado, visita las calles y callejuelas de Quadrilatero, justo al lado de Piazza Maggiore.


Disfruta de la vida social en el centro

Piazza Maggiore, una de las plazas más grandes y antiguas de Italia y es el epicentro de la vida política y social en Bolonia y el punto de partida para todo lo que se puede hacer en la ciudad. Durante siglos, los lugareños han disfrutado de este espacio ya que La Piazza Maggiore fue el hogar de uno de los mercados al aire libre más grandes de Europa hasta mediados del siglo XIX, con productos provenientes de todo el mundo. Por ello, te invitamos a que disfrutes como un local más en el centro de la ciudad. Tómate tu tiempo y déjate llevar con la gente de la ciudad.




Admira la arquitectura de la basílica de San Petronio

En medio de Bolonia, justo al lado de la Piazza Maggiore, se encuentra una de las estructuras más importantes e imponentes de la ciudad, la iglesia de San Petronio. La construcción de la basílica comenzó en 1390. Pero nunca se completó debido a una rivalidad con Roma que no permitía que la basílica fuera más grande que la existente en Roma. En el interior, la iglesia tiene muchas peculiaridades distintivas que la convierten en una de las más singulares, por lo que es una parada definitiva para cualquier itinerario de Bolonia. También sentarse en las escaleras de San Petronio observando cómo ciclistas se desvían entre multitudes de estudiantes escandalosos, los turistas posan frente a una arquitectura atemporal y los músicos callejeros llenan la plaza con sus delicias musicales a medida que el sol se pone no es un mal plan.


Sumérgete en el mercado del barrio del Quadrilátero

Las calles del barrio del Quadrilatero son las más bulliciosas y coloridas de Bolonia. Además de ser el corazón gourmet de la ciudad. Estos callejones con un toque moderno y actual son una mezcla de olores entre el pescado, la fruta y el pan recién hecho. Quadrilatero es una sobrecarga sensorial de la mejor manera posible. Ubicado donde se establecía la antigua Bolonia, el Quadrilatero fue el hogar de muchos mercados y puestos de comida durante la Edad Media. Pasando a ser ahora el corazón comercial de la parte antigua y el lugar en Bolonia para encontrar los mejores productos locales, como son la pasta recién hecha, el vinagre balsámico local, quesos añejos, deliciosa charcutería y, por supuesto, no podía faltar un vino excelente. ¡No olvides pasarte por aquí durante tu visita a Bolonia!




Descubre la primera universidad en Europa

Bolonia siempre ha sido una ciudad liberal y progresista, por lo que no es del todo sorprendente saber que también fue la sede de la universidad más antigua del mundo occidental, fundada en 1088. Por ello, sumérgete recorriendo los pasillos de una antigua universidad como esta. Todos estos siglos de aprendizaje, debate y reflexión parecen casi al alcance, como si se hubieran infiltrado en las paredes de los edificios para susurrarlos a las personas curiosas como nosotros. El Teatro Anatómico del Archiginnasio y la biblioteca aparentemente interminable son absolutamente lo suficientemente interesante como para que aparezca en cualquier lista de cosas que hacer en Bolonia.


Explora el barrio de Guetto Ebracio

Ghetto Ebracio es el antiguo gueto judío del siglo XVI, que ahora se ha transformado en un área repleta de tiendas, bares y restaurantes de lo más moderno de la ciudad. El ambiente creado por las calles estrechas, las ventanas pequeñas y los rincones curiosos lo convierten en un gran lugar para descubrir. Este rincón oculto de Bolonia está lleno de estudiantes universitarios que mientras beben y fuman, discuten sobre el horrible estado de la política italiana. El lugar perfecto para sentarse, relajarse y charlar.




Camina hasta el Santuario de la Madonna di San Luca

El imponente Santuario de la Madonna di San Luca en la cima de una colina de Bolonia es un lugar imperdible de la ciudad puesto que junto a las Due Torri son los iconos de la ciudad. Si tienes una tarde libre, una de las mejores cosas que puede hacer en Bolonia es realizar la ruta hasta Colle della Guardia y el Santuario de San Luca. Aproximadamente te llevará una hora, la caminata sigue por Portico di San Luca. Un hermoso camino cubierto que consta de exactamente 666 arcos, un poco diabólico, ¿verdad? En un día despejado, las vistas desde San Luca sobre Bolonia son increíbles y definitivamente vale la pena la caminata. Si prefiere la opción más fácil, puede tomar el San Luca Express desde Piazza Maggiore hasta la Basílica.


Busca los 7 secretos que esconde Bolonia

Los 7 secretos de Bolonia serán los siete pecados mortales, si no los visitas. La verdad que son más bien 7 curiosidades de la ciudad especiales para aquellos que llegan a Bolonia por primera vez. Aquí te dejamos la lista de anécdotas especiales que debéis encontrar:

  1. Las 3 flechas
  2. Las 4 esquinas
  3. La ventana veneciana
  4. Canabis protectio
  5. El dedo de Neptuno
  6. El jarrón sobre las torres
  7. Panum resis

Si no consigues encontrarlas todas, ¡no dudes en escribirnos!



Esta es nuestra lista TOP 10 que no debes perderte de Bolonia.

Si crees que falta algo en la lista, no olvides escribirnos, estamos encantados de escucharos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, realizar analisis de las conexiones y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el analisis de sus habitos de navegacion. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuracion u obtener mas informacion Aqui.

  Acepto las cookies de este sitio.