DESCUBRE PAÍSES BAJOS

Bienvenidos a Países Bajos

Es uno de los países más desarrollados del mundo y está compuesto por 12 provincias ubicadas al noroeste de Europa. Limita con el mar del Norte, Bélgica, y Alemania. Su territorio está formado por tierras que aproximadamente en una cuarta parte, están situadas al nivel del mar o por debajo de este. Con frecuencia muchas personas usan Holanda para referirse a los Países Bajos, pero a partir del 2020 esto cambió, por lo que debe ser usado el nombre oficial del país, Netherlands o Países Bajos.


Esta nación es famosa por su gran patrimonio histórico, su gran emprendimiento entre la población, su diverso arte conocido en el mundo entero y por ser un destino frecuente para los viajeros. Este es un paraíso único que no encontrarás en ningún otro lugar.

Por eso, te invitamos a conocer los 7 lugares que serán imprescindibles en tu visita a esta nación.


¿Qué debes saber sobre Países Bajos?

  • Moneda: Euro (€)
  • Zona horaria: GMT + 1
  • Idioma: Neerlandés
  • Electricidad: 230 V / 50 Hz, clavijas tipo F
  • Es un país seguro y en los sitios menos concurridos no son frecuentes los robos, pero en sitios más concurridos tendrás que tener precaución con los carteristas.
  • Los ciudadanos de la Unión Europea no necesitan visado Schengen y la mayoría de los ciudadanos fuera de la Unión Europea tampoco lo necesitan para estancias de 90 días o menos. Para más información sobre visados, consulta aquí.

¿Qué ciudades se destacan en Países Bajos?


¿Qué ver en Paises Bajos?


El Fuerte de Bourtange

Bourtange se encuentra ubicado en la región de Westerwolde, cerca de la frontera con Alemania. Fue construido originalmente como una fortaleza militar en 1593, y a partir de 1851, paso a ser un pueblo habitado únicamente por agricultores y artesanos. El fuerte fue restaurado a finales de los noventa y se volvieron a levantar las murallas, cavar las zanjas y los barracones de los soldados fueron reconstruidos para volver a disfrutar de su arquitectura. Su diseño en forma pentagonal tiene cinco bastiones, uno en cada ángulo, que es lo que le da su forma de estrella. Cerca de la plaza, están las casas más importantes, como la del capitán y la del comandante, ya que la ubicación de los edificios en el fuerte fue pensada jerárquicamente en el pasado. La iglesia protestante, está cerca de la plaza y es imprescindible visitarla por su atmósfera medieval que te hace viajar al pasado.



La bella ciudad de Amersfoort

Amersfoort es una hermosa ciudad en el río Eem en la provincia de Utrecht. Su casco antiguo se ha conservado a la perfección, al igual que sus calles medievales y algunas murallas. Su mayor atractivo es Koppelpoort, una puerta combinada de agua y carretera que data de alrededor de 1400 y atraviesa el Eem. Tiene una estructura central que se extiende por el canal, y un gran arco por el que podían pasar los botes pequeños. Además, encontrarás una gran variedad de edificios históricos, como la iglesia de Sint Joris y la iglesia de Nuestra Señora: donde alrededor de ella, hay doce estatuas que representan diferentes personajes históricos. En la plaza de Hof podrás disfrutar de la vida local y está ubicado en el centro del casco antiguo. Allí encontrarás tiendas, cafés y restaurantes; además de asientos al aire libre donde podrás relajarte, probar un stroopwafel o admirar la arquitectura histórica.



Las pequeñas islas conectadas de Giethoorn

Giethoorn es un pueblo principalmente conocido por sus casas de techo de paja y jardines donde no faltan los tulipanes. Además, están construidas sobre pequeñas islas y conectadas entre sí por puentes. Fue fundada en el año 1230 por un grupo de fugitivos, pero no fue sino hasta que grupo de monjes cavaron los canales para transportar combustible a través del área que se erigió como aldea. Las personas suelen caminar o navegar en sus botes a través de los canales y la mayoría de los puentes fueron construidos por los vecinos para poder comunicarse entre sí. Además, en las cercanías de Giethoorn se encuentra el Parque Nacional Wieden, con pantanos, lagunas, cañaverales e intensa vegetación. También se pueden visitar los astilleros Schreur y Wildeboer, el museo Tierra Vieja, de piedras preciosas y minerales, y el restaurante Grachthof, con platos suculentos a precios accesibles.



La Pirámide de Austerlitz

Está ubicada en el punto más alto de Utrecht y fue construida en 1804 como homenaje a Napoleón Bonaparte. Originalmente estuvo hecha sobre terrazas de tierra y arena, siendo rápidamente erosionada por las condiciones climáticas de la zona. Posteriormente, los esfuerzos por mantener la colina artificial en buen estado provocaron problemas continuos y la pirámide estaba siempre en mal estado. Para su 200 aniversario, fue restaurada y reabierta a los visitantes en 2008, con un nuevo centro de visitantes que ilustra el período del dominio francés en los Países Bajos.



La ciudad de Hoorn

La bella ciudad de Hoorn la encontramos a unos 35 kilómetros de Amsterdam, rodeada por las aguas del lago Ljssel. Recorriendo las calles del centro, podrás observar uno de sus más espectaculares edificios, el Museo del Oeste de Frisia. Con más de 130 años de historia fue sede de los más importantes consejos de Frisia y Holanda. En él se encuentra una gran colección de pinturas, platería fina, armas de fuego y objetos de la compañía de las Indias Orientales. Lo que no puedes dejar de ver es su histórica y hermosa plaza Roode Steen, en la cual hay edificios de más de 400 años de antigüedad. En esta plaza también se realiza el Kaasrmarkt o mercado de quesos y se puede ver la casa de pesaje del siglo XVII.



Valkenburg y su castillo

Valkenburg se encuentra a orillas del Geul, un río entre las colinas de color verde musgo de la reserva natural de Heuvelland. Los visitantes suelen ir a conocer sus famosas cuevas, la plaza principal que se encuentran bajo preservación histórica y las ruinas del castillo de Valkenburg, que está situado en una colina en medio de la ciudad. Aunque de este solo quedan las ruinas, desde su colina se puede obtener una vista panorámica y fantástica. Debajo del castillo se puede disfrutar de un trozo de la famosa tarta regional Vlaai. También puedes disfrutar la vista de Valkenburg y contemplar la iluminación del castillo al anochecer. Adicionalmente, la zona alrededor de Valkenburg es conocida por su buen vino que lo puedes adquirir en las tiendas en el centro de la ciudad.



Los canales de Delft

La ciudad de Delft se erigió en el siglo XIII y su centro está surcado por canales. Para disfrutarla debes pasear por Oude Delft, el principal y más antiguo canal de la ciudad. En este paseo podrás admirar los diferentes edificios y árboles que rodean sus tranquilas aguas y que te sumergirán en su ambiente agradable. Otro buen punto para visitar es Grote Markt, la plaza del Mercado que está en el centro de la ciudad. A su alrededor se encuentran algunos de los más interesantes edificios históricos y uno de los más populares es la Iglesia Nueva, con una arquitectura gótica en la que podrás encontrar los mausoleos de los monarcas holandeses. La tradición de sepultar a los reyes allí comenzó con el enterramiento de Guillermo de Orange, uno de sus monarcas más destacados. Su impresionante campanario es el segundo más alto de todo el país y ofrece a sus visitantes unas vistas únicas de la ciudad que no puedes perderte.



Ahora que sabes qué ver en Países Bajos, ¿quieres visitar este país? Contáctanos aquí o en las redes sociales y estaremos encantados de ayudarte.


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, realizar analisis de las conexiones y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el analisis de sus habitos de navegacion. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuracion u obtener mas informacion Aqui.

  Acepto las cookies de este sitio.