LISBOA

Las 10 cosas que hacer en tu viaje a Lisboa

Lisboa es la capital de Portugal y está en la desembocadura del Río Tajo en el Océano Atlántico. Es la ciudad más rica del país y es ideal para perderse entre sus calles y edificios, que son una mezcla del pasado y presente. Lisboa ha enamorado a los viajeros desde la Edad Antigua y la Edad Media hasta la Edad Moderna y la Edad Contemporánea.

Si estás buscando un destino para un viaje con la familia, con los amigos o con tu pareja, Lisboa es ese destino. El agitado estilo de vida diurno y el apasionante estilo de vida nocturno, será lo que buscas tanto para los niños como para los adultos.

Lisboa es más antigua que Roma y es donde se encontraron por primera vez el Oriente, las Indias, África y América. Esta diversidad se ha conservado y en Lisboa ahora se encuentran el arte, la arquitectura, la música, el cine, el deporte y la gastronomía.

En tu viaje a Lisboa tendrás que saborear el Bacalhau à Bráz, el Frango au piri-piri, Vinho Verde y Pastéis de Belém, mientras escuchas el fado y ves el mar. Y volverás a Portugal para complacer a tu paladar, a tus oídos y a tu vista.

Estas son las 10 cosas que no puedes perderte de esta ciudad



Recorrer el centro histórico

Perderte por el centro histórico y moderno de Lisboa, hará que te encuentres. Empieza por el Elevador de Santa Justa o Elevador do Carmo. Este elevador tiene 45 metros de altura, a los que accedes a través de dos ascensores (que albergan 24 personas cada uno) y unas escaleras. La estructura metálica y la decoración neogótica te deslumbrarán, pero la vista de Lisboa que incluye el Castillo de San Jorge, la Plaza del Rossio y La Baixa también. Desciende y visita los lugares que viste, como El Barrio Alto, el Barrio Rossio y el Barrio El Chiado.


Ver el atardecer desde la Puerta de Lisboa

Lisboa está en las orillas del Río Tajo y el Océano Atlántico, por lo que tenía que tener una puerta por la que llegaran todos los barcos. La Puerta de Lisboa está en el Muelle de las Columnas, que está cerca de la Plaza del Comercio. Esta plaza está sobre el Palacio Real, palacio que duró 200 años y lo destruyó el terremoto de 1755. En la plaza se construyó un Arco Triunfal en 1873, para celebrar la reconstrucción de la ciudad tras el terremoto. Las estatuas del arco representan figuras de Lisboa, como al Conde da Vidigueira y al Conde de Oeiras. La historia y la vista tanto de la Puerta como de la Plaza, las hacen lugares para ver el atardecer en Lisboa.




Ir al mercado de Campo de Ourique

Un lugar de cualquier ciudad que tienes que visitar es el Mercado y el de Lisboa es el Mercado de Campo de Ourique. Fue construido en 1934, por inspiración del Mercado de San Miguel de Madrid y remodelado en 1991 y en 2013. Tiene puestos con comida, bebida y más, en los que podrás oler y saborear Portugal. Hay otros mercados en Lisboa, como el Mercado de la Ribeira, pero en el de Campo de Ourique hay menos viajeros y más locales.


Enamorarte de la joya escondida de Lisboa

La joya escondida de Lisboa es la Quinta dos Azulejos. En Portugal hay muchas Quintas de Azulejos, pero ninguna como la de Lisboa. Está en la zona norte de la ciudad, en el jardín de un colegio privado. La mayoría de los locales y los viajeros no van a verla, pero si lo haces te encontrarás con azulejos de la mitología griega, con escenas como la Perseo y Medusa, la de Ícaro volando al sol o la de Narciso enamorándose de su reflejo y más.




Conocer Belem y su historia

Belem es uno de los barrios de Lisboa con más historia. Para conocerlo tienes que visitar el Monumento de los descubrimientos (un majestuoso monumento construido en 1960 para conmemorar los 500 años de la muerte de Enrique el Navegante), la Torre de Belem (una torre construida entre 1516 y 1520 para ser una fortaleza y después una prisión, un faro y centro de recaudación de impuestos) y el Monasterio de los Jerónimos (un monasterio de la Orden de San Jerónimo construido entre 1514 y 1544 para conmemorar a Vasco de Gamma). Cada lugar tiene su historia y para digerirla, toma un café en las calles de Belém.


Alternar lo antiguo y lo moderno en LX Factory

Lisboa es una ciudad en la que conviven lo antiguo y lo moderno (o lo decadente y lo vanguardista) a la perfección. LX Factory era una antigua fábrica, en la que ahora se fabrican ideas. El arte, el diseño, la literatura y la gastronomía que fabrican los jóvenes de Lisboa se apoderaron de ella y están en plena producción. Encontrarás una pintura en cada pared, un exhibidor con ropa en cada esquina, una librería para cada lector y un restaurante o cafetería para cada comensal. LX Factory es para convivir con los locales y sus ideas.




Explorar el Barrio de Mouraria

Los musulmanes conquistaron Lisboa y construyeron una alcazaba rodeada por un muro, pero los cristianos reconquistaron la ciudad y la alcazaba se transformó en el Castillo de San Jorge. Quienes decidieron quedarse en la ciudad después de la reconquista tuvieron que trasladarse al Barrio de Mouraria y en la actualidad, más de 50 nacionalidades conviven en sus callejuelas. Lo que era un barrio de artesanos y agricultores con reputación peligrosa, se transformó en un barrio de artesanos y artistas con reputación prestigiosa. En las paredes de los edificios del barrio están pintados todo tipo de murales, con todo tipo de mensajes y personajes. Los talleres de arte y artesanía conviven con las cafeterías, los restaurantes y los bares, en las que nació el Fado. Según algunos historiadores, el fado nació de los cantos nostálgicos de los musulmanes, mientras que según otros nació de una prostituta que cantaba con melancolía. Si estás en el Barrio de Mouraria tienes que degustar el Bacalao de la casa y escuchar las canciones de Fado.


Saborear la gastronomía lisboeta

Toda Portugal y su capital, Lisboa, tienen una gastronomía que merece la pena saborear. Platos variados con carnes de ternera y de pollo o con pescado y mariscos, acompañados con especias y vegetales que te permitirán saborear lo típico de esta ciudad. El bacalao à brás, el frango piri-piri, la bifana, el caldo verde, la feijoadas y el pescado grelhado son algunos de estos los platos, que tienes que probar si estás de visita.




Visitar el Mirador de Santa Catalina

El Mirador de Santa Catalina o Mirador de Adamastor está en una de las siete colinas de Lisboa (las otras son São Jorge, São Vicente, São Roque, Santo André, Chagas y Santa Ana) y es la que mejor vista tiene de la ciudad. Durante siglos, el mirador ha sido el lugar para ver los barcos, mientras arriban y parten del puerto. El mirador es muy alegre y entretenido por las tardes, cuando se abarrota de jóvenes que tocan música, beben cerveza o simplemente, charlan. Es una vista doble, la del puerto y la de los locales compartiendo sus tiempo.


Encontrar una cafetería portuguesa

En todas las ciudades hay cafeterías y en cada una, el ambiente es diferente. Encontrar una de esas cafeterías en Lisboa te permitirá disfrutar de un ambiente no sólo diferente, sino tradicional portugués y saborear un pastéis de nata (o dos) con un café (o dos también). Si te gusta escribir, dibujar o fotografiar, mientras estás en la cafetería podrás capturar el ambiente, las personas y los sentimientos de tu viaje a Lisboa.



Estos son los 10 que no puedes perderte de Lisboa, ¿quieres visitarla? Contáctanos aquí o en las redes sociales y estaremos encantados de ayudarte.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, realizar analisis de las conexiones y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el analisis de sus habitos de navegacion. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuracion u obtener mas informacion Aqui.

  Acepto las cookies de este sitio.